Manifiesto Marcha Europea en Sevilla

12743633_2145438628929228_7604052436595792939_n

Os dejamos el texto leído hoy para concluir la manifestación en Sevilla por un #PasajeSeguro

Para matar a alguien no es necesario mancharse las manos de sangre. Basta con saber que se está muriendo y sin embargo no hacer nada para evitarlo. Esto es lo que hace la Unión Europea día tras día, cuando las noticias y los informes “gritan” la desesperante situación a la que se ven sometidas millones de personas que intentan huir de la guerra. La propulsora de los Derechos Humanos está siendo la mano con guante blanco que con su silencio e indiferencia no solo deja morir, sino que mata a cientos de personas cada día en sus fronteras. Fronteras que no se levantan solo a golpe de ladrillo, también sembrando odio a través de unos medios de comunicación cada vez más manejados por las élites de poder y que actúan como carroñeros fomentando unos prejuicios tan inútiles como injustos. Tal es así que desde algunos gobiernos europeos se están fomentando conceptos como la xenofobia o la islamofobia; conceptos contrarios e inadmisibles dentro de las obligaciones de la Europa de los Derechos Humanos Internacionales.

Desde aquí hacemos un llamamiento a todas las instituciones, pues no se trata de una opción, sino de una obligación; la de evitar más muertes inocentes.

Las asociaciones y colectivos aquí presentes denunciamos en primer lugar Las muertes en el Egeo. El éxodo social más grave desde la Segunda Guerra Mundial requiere soluciones drásticas. No queremos llorar cuando la industria cinematográfica lleve estas historias al cine. Directamente queremos evitarlo ahora que se puede. Que no se aprenda de la historia pasada sino EN la historia del presente. El Mediterráneo TIENE que dejar de ser la ruta más mortal del mundo.

Otro punto por denunciar es el grave retroceso en las políticas de acogida que acordó la Unión el pasado septiembre y que sin embargo no se ha llevado a cabo desamparando a miles de familias que sólo buscan un lugar donde vivir. Lejos de proteger el derecho y la integridad de las personas, la UE con su permisividad para que algunos estados miembros cierren sus fronteras, está favoreciendo la criminalización de los refugiados por parte de unos gobiernos retrógrados. Nosotros no distinguimos entre razas,religiones o nacionalidades, porque para todos nosotros la única raza admisible es la humana, y en ella, TODOS tenemos derecho a vivir. Exigimos pues que se traten por igual a sirios, afganos, iraquíes, eritreos, marroquíes…y cualquier persona de cualquier lugar del mundo que huya buscando una oportunidad para sobrevivir.

Expresamos nuestra más absoluta repulsa a las medidas de algunos países como Dinamarca, Suiza o algunas zonas de Alemania que han aprobado la confiscación de los bines de las personas refugiadas. La mayoría de ellos abandonan sus vidas con lo puesto, portando, si acaso, algún objeto de valor sentimental. Es denigrante, además de ilegal e injusto, despojarlos no sólo de lo poco que puedan llevar, sino de su dignidad. Y entendemos que con este tipo de prácticas se comete un atentado contra la honorabilidad de las personas.

Otro punto a detenerse son los controles fronterizos que en lugar de servir para garantizar la seguridad de los ciudadanos que intentan poner a salvo sus vidas, sólo les dificultan el avancen en esta Europa de papel mojado. Y es de papel mojado en cuanto rompen cuando les vienen bien acuerdos como el tratado de Schengen, con el único objetivo de dificultar el tránsito de los refugiados.

Denunciamos con ahínco, que de los 160.000 refugiados a los que se comprometieron a ayudar desde las Instituciones Europeas, sólo 385 refugiados han sido reubicados en los últimos 5 meses. Lo peor de esto es que detrás de cada cifra y cada número hay un rostro, una mirada y una historia. Ojos a los que habría que mirar de frente y explicarles por qué estamos permitiendo este drama humano sin precedentes.

El Tráfico y trata de personas así como la explotación infantil en las fronteras Europeas solo demuestra la escasez de medidas que se están tomando para salvaguardar el derecho a la vida de estos millones de personas. Esto se permite en una Europa que mira para otro lado mientras sus instituciones se pudren con corruptos que se están beneficiando de estas prácticas, favoreciendo a unas mafias cada vez más poderosas en las fronteras. ELLOS son los verdaderos delincuentes y el peligro real y ahí nadie hace nada. De esta manera, nos preguntamos ¿Dónde están esos 10.000 niños y niñas desaparecidos en Europa? Cada día los controles se endurecen para perjuicio de los refugiados pero, ¿ninguna institución se da cuenta de estas desapariciones? ¿Y los controles fronterizos? ¿Y los registros? Aquí algo apesta y quizás sea nuestra querida Europa podrida.

Dada la situación real y actual hacemos, más que un llamamiento una EXIGENCIA a TODOS los gobiernos del mundo para que garanticen la mejora en los programas de reasentamiento así como la derogación del tercer protocolo del acuerdo de Dublín, que impide solicitar refugio en las embajadas y consulados de los países de la unión Europea que tienen en el MUNDO. Así mismo pedimos la concesión de visados humanitarios y especialmente EXIGIMOS y óigannos bien porque no vamos a rendirnos…EXIGIMOS, vías seguras y aperturas de fronteras para toda persona que huya de su lugar de origen por cuestiones políticas, religiosas, sociales o humanas.

En definitiva, exigimos y defendemos la protección de las personas. No se trata de hacerles un favor, se trata concederles un derecho fundamental, LA VIDA.

PD: Europa, si no quieres refugiados, no financies las guerras.

 

Escrito por Desireé García Linares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *